Huerta y Jardinería  INICIO - HOME

ARVEJAS
Pisum sativum
Flores de arveja
Planta en floración

Vainas maduras
Vainas maduras


Vainas cosechadas
Vainas cosechadas


Arvejas

Arvejas

dibujo

El cultivo de arvejas es muy sencillo y además, muy rendidor. Con unas 10 a 15 plantas se puede obtener la cantidad de granos suficientes para el consumo normal  de sabrosas arvejas frescas de una familia de 4 miembros. En su punto óptimo de maduración para consumo como arvejas frescas el 60% del peso corresponde a granos y el restante 40% a vainas o cáscara.
Variedad Recomendada: Arveja Cuarentona

Época de siembra: (Zona central) Desde mediados de julio hasta fines de septiembre o algo más tarde. Soportan heladas no muy severas.

Lugar de Plantación: Preferiblemente a pleno sol, aunque también prosperan en ubicaciones con parte del día a sol pleno (por ejemplo al lado de un muro  que corre de norte a sur, retiradas unos 20 cm. o más). Necesita suelos profundos  sueltos y ligeramente ácidos (escasa vegetación y producción en suelos poco profundos). Las plantas crecen sujetándose mediante zarcillos, por lo que debemos darles un soporte. Si tiene un alambrado o un cerco de alambre tejido colóquelas al pie de este, si no, puede plantar ramas secas enteras para que se enreden, o bien cañas o varillas de madera o metal unidas con unas tres o cuatro líneas de hilo fuerte de algodón o plástico (ver diagrama)

Tutorado
En todos los casos conviene que  el soporte sea de al menos 1,20 m de altura. Si las plantas cuentan con alguna protección de los vientos fuertes será mejor su desarrollo.

Preparación del suelo: Conviene carpir superficialmente unos 15 días antes de la siembra; si el suelo es muy pobre también abonar (se recomienda usar un abono orgánico equilibrado, cuidado con el exceso de Nitrógeno! )

Siembra:  Hacer hoyos de unos 4 cm. de profundidad, cada 50 cm en cada línea y separar las líneas entre sí al menos 80 cm. En cada hoyo colocar 2 semillas y cubrir con tierra suelta. Regar y mantener húmedo sin anegar el suelo. Si coloca ramas secas como soporte, plantarlas previamente a las distancias indicadas y hacer el hoyo al pie de cada una. Las semillas germinarán en menos tiempo cuando mayor sea la temperatura ambiente; pueden hacerlo a los 5 días o bien demorar más de 15.

Riego: Regar regularmente para que el suelo no se seque. Cuando las plantas se han desarrollado y comienzan a adquirir altura (20 cm.), cavar un surco poco profundo a unos 15 cm. de los tallos aporcando la tierra y regar cada 2 o 3 días.

Protección de Plagas: Es fundamental que las plantas cuenten con buena ventilación. Evitar sembrarlas muy juntas y el riego sobre las hojas y flores. Si nota el ataque de hongos o insectos fumigar inmediatamente y si alguna planta está muy atacada eliminarla para evitar la propagación.

Recolección: Recolectar las vainas cuando estas se vean bien hinchadas y su color cambie del verde intenso al verde con reflejos amarillentos (ver fotos) y la superficie presente cierta textura al tacto. Por lo general hay que recolectar todos los días o día de por medio para obtenerlas en su punto óptimo. El rendimiento va aumentando hasta la quinta o sexta cosecha y luego disminuye paulatinamente. Al final del periodo productivo conviene dejar madurar, en las plantas más vigorosas, un cierto número de frutos hasta que se sequen totalmente para tener semillas para el año siguiente.

Conservación: Las arvejas que no consuma de inmediato puede guardarlas mediante el siguiente procedimiento denominado "blanqueado":  Someter los granos a un rápido hervor, 5 minutos y luego enfriarlos inmediatamente con agua helada, escurrirlos, colocarlos en una bolsa de polietileno para freezer y frizarlos inmediatamente. Conservan todas sus características originales de arvejas frescas por mucho tiempo.